Castellano   English
09-06-2011

Esquivando las trampas de los sondeos electorales

Frederic Udina (UPF) condujo la última sesión del Ciclo de autodefensa matemática en el Ateneu Barcelonès

Rubén Permuy (ACCC). Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) se ha quedado fuera del ayuntamiento de Girona por dos votos. Bildu ha obtenido 22 escaños en las juntas generales de Guipúzcoa cuando una encuesta le pronosticaba sólo 6. Cuando aún se aprecia el humo de la hoguera de las pasadas municipales, hemos tenido la oportunidad de conocer unas herramientas útiles que nos ayudarán a distinguir qué tienen de cierto (o al menos qué tienen de poco riguroso) los habituales sondeos electorales. ¿Se puede saber quién ganará a ciencia cierta unas elecciones mediante un sondeo? Frederic Udina, profesor de estadística de la Universitat Pompeu Fabra y de la Barcelona GSE (Graduate School of Economics), ha querido zanjar esta duda con una serie de claves que nos explican no sólo cómo funcionan este tipo de encuestas, sino cómo se estructura nuestro sistema electoral aplicando un porcentaje mínimo de voto válido o la llamada Ley d’Hondt.


Crónica del acto

 

El pasado 2 de junio, en la sala de actos del Ateneu Barcelonés, tuvo lugar, a cargo del profesor Udina, la última sesión del Ciclo de autodefensa matemática que coorganiza la entidad de la calle Canuda con la colaboración de la Associació Catalana de Comunicació Científica a través del periodista Michele Catanzaro.

 

«Los partidos que no llegan al 5% de votos válidos se quedan excluidos», apunta Udina. «El hecho de que haya una cierta cantidad de votos en blanco encarece llegar a ese 5%», concluye el profesor para explicar que a ERC no le hubiesen hecho falta dos votos más en el consistorio de Girona si hubiese habido menos votos en blanco. «Si veinte personas que votaron en blanco se hubiesen quedado en casa, ERC hubiese obtenido representación en Girona», aclara.

 

Frederic Udina dio herramientas de autodefensa matemática para interpretar los sondeos electorales

 

Ley d’Hont y circunscripciones

Nuestro sistema electoral, explica Udina, «no hace el reparto de escaños de una manera proporcional y se debe a un aspecto político» para evitar que pequeñas circunscripciones se queden con una escasa representación. Esto implica que en provincias más grandes hay que obtener un mayor número de votos para ganar un escaño respecto a las circunscripciones menos pobladas. «Después, con la Ley d'Hont, sí que se hace un reparto de escaños que intenta ser lo más proporcional posible», añade. En definitiva, «la Ley d’Hondt la podemos entender como un mercado en el que se determinan cuántos votos tiene que “pagar” cada partido por cada uno de sus escaños», aclara el professor de la UPF. «El mínimo del 5% o el tamaño de las circunscripciones, con la compensación de las pequeñas, son más determinantes que la ley d’Hondt», concluye cuando explica por qué un partido como Izquierda Unida obtiene un considerable número de votos a nivel estatal pero no alcanza apenas representación parlamentaria.

 

Las claves de los sondeos electorales

Estamos acostumbrados a vivir bombardeados con sondeos electorales, no sólo durante la campaña electoral. Udina indica que hay que fijar el punto de mira en el margen de error y en el tamaño de la muestra. Según el profesor es habitual ver sondeos en prensa que dan por ganador a un partido por una pequeña diferencia similar al propio margen de error de la encuesta, con lo que no se puede garantizar lo que asegura el titular que encabeza a bombo y platillo este tipo de información. El tamaño de la muestra también determina hasta qué punto puede ser riguroso un sondeo. Las encuestas que se hacen entrevistando a pequeñas muestras tendrán un gran margen de error, con lo que las posibilidades de que acierten pueden deberse más a la casualidad que a la buena praxis. Por eso el profesor de estadística ha querido finalizar su exposición proporcionando herramientas de autodefensa matemática para interpretar adecuadamente los sondeos electorales. «Antes de creerse un sondeo hace falta mirarse dos o tres. Además, hay que repasar la ficha técnica y tener en cuenta tanto el margen de error como la dimensión de la encuesta». Sobre determinar el número de escaños con un sondeo electoral, Udina es tajante: «es imposible. Los sondeos deberían dar horquillas de número de escaños mucho mayor, pero entonces ningún medio los publicaría».

 

Michele Catanzaro, presentador del acto, concluyó sobre el ciclo de autodefensa matemática que «si escuchamos lo que nos dicen los números», más que usarlos como armas arrojadizas para defender a capa y espada argumentos, «tienen muchas cosas interesantes que decirnos».