Castellano   English
29-10-2010

Periodismo científico con viento de tramontana

En ocasiones tendemos a pensar que la investigación científica más puntera de Cataluña se realiza en Barcelona. Abusamos de ese "capitalismo" y nos olvidamos de provincias como Girona. Y científicamente, Girona tiene mucho que enseñar. Trece periodistas científicos de diferentes países europeos han podido comprobarlo durante estos días.

 

 


Girona. Kaianders Sempler.

 

Denominado "Study Trip", este intenso recorrido científico ha sido organizado por la Cátedra de Cultura Científica y Comunicación Digital (C4D) de la Universitat de Girona y coordinado por la Asociación Catalana de Comunicación Científica, con el apoyo de la European Union of Science Journalists' Associations (EUSJA). Durante apenas tres días, del 25 al 28 de octubre, la delegación de periodistas ha recorrido los centros más punteros de investigación de la zona. Una tarea nada fácil si tenemos cuenta que la cifra de centros superaba la decena y el tiempo útil para verlos, apenas llegaba a las 24 horas.

 

De esta forma, el lunes 25, los periodistas realizaron un itinerario científico a través del casco histórico de la ciudad de la mano del químico Josep Duran. Las bajas temperaturas y el fuerte viento de tramontana no impidieron que la delegación disfrutara con las explicaciones del científico. Además, un guía local les explicó los principales sitios de interés del centro histórico.

 

El martes 26 fue uno de los más intensos del programa. Los periodistas, acompañados por Miquel Duran, científico del Departamento de Química y del Instituto de Química Computacional de la Universitat de Girona; Ingrid Aznar, responsable de Ciencia del gabinete de comunicación de la Universitat y Mercè Piqueras, presidenta de la Asociación Catalana de Comunicación Científica, realizaron una visita por el Rectorado y algunas facultades de la Universitat de Girona. Todos ellos fueron recibidos por Josep Calbó, vicerrector de investigación y tecnología de la universidad. A continuación la delegación visitó el Museo Dalí de Figueras. Los periodistas disfrutaron con la genialidad del artista, que supo combinar a la perfección el arte con complejos conceptos científicos.

 

Museo Dalí de Figueras. Laura Chaparro.

 

El trepidante viaje seguía y ahora marchaba rumbo a Monells, para conocer las instalaciones del Instituto de Investigación y Tecnologías Agroalimentarias (IRTA). Y no fue una visita cualquiera. Después de una explicación formal de las funciones del centro (líder en su campo), los periodistas visitaron las instalaciones enfundados en trajes especiales, para no contaminar los dispositivos.

 

Momento divertido en el IRTA. Laura Chaparro.

 

Tras esta visita, de vuelta a Girona, la delegación se detuvo en el Parque Científico y Tecnológico. Su director, Pere Condom, explicó con detalle sus características y mostró sus deseos de que, en un corto período de tiempo, el Parque llegue a convertirse en un lugar tan puntero como Silicon Valley. El día no había terminado y los periodistas visitaron el Centro de Investigación de Robótica Submarina (CIRS) del Parque Científico. Sorprendidos, observaron cómo un robot se movía rítmicamente sumergido en una pequeña piscina ubicada en el centro y conocieron las funciones de estos dispositivos.

 

Robot del CIRS. Laura Chaparro.

 

Y si el martes fue intenso, el miércoles 27 prometía lo mismo. A primera hora, los periodistas conocieron las instalaciones del Instituto Catalán de Investigación del Agua (ICRA). Tanto su vicedirector, Sergi Sabater, como los investigadores que enseñaron las instalaciones, respondieron amablemente las numerosas preguntas que les realizaron los periodistas. Después, sin perder tiempo, el grupo visitó el Instituto de Química Computacional (IQC) y el Grupo de Química Supramolecular y Bioinorgánica (QBIS). Los investigadores Lluís Blancafort, Miquel Solà y Miquel Costas explicaron el estado de sus proyectos. A continuación el grupo se detuvo en Microbial, una empresa derivada de biotecnología (spinoff) dedicada a desarrollar sistemas de análisis que detectan, por ejemplo, la presencia de legionela o salmonela. Laia Calvó mostró a los asistentes uno de estos kits de análisis. Después le tocó el turno al Centro Genético Cardiovascular, dirigido por Ramón Brugada. Sus sorprendentes explicaciones sobre el papel de la genética en las enfermedades cardiovasculares no dejaron indiferente a ninguno de los asistentes, que disfrutaron con los ejemplos aportados por el científico.

 

Investigadora del QBIS. Laura Chaparro.

 

La siguiente parada era Blanes, en concreto el Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB), dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Su director, Daniel Martín, acompañado de varios investigadores, explicó a los periodistas los diversos proyectos que desarrolla el centro, relacionados con la biología marina, la ecología y la sostenibilidad.

 

Miquel Durán en el CEAB. Laura Chaparro.

 

Después la delegación cambió el rumbo y se dirigió como último destino a Barcelona, concretamente al Parque de Investigación Biomédica de Barcelona (PRBB). Maruxa Martínez, del área de comunicación, fue la encargada de guiarlos a través de las instalaciones del parque, donde algunos investigadores les explicaron las investigaciones que estaban realizando. Los periodistas mostraron mucho interés por los estudios epidemiológicos dirigidos por Manolis Kogevinas, centrados en el posible efecto cancerígeno a largo plazo de productos desinfectantes del agua potables y del agua de piscinas, y envidiaron el espacio de trabajo y las terrazas del parque, a pocos metros del Mediterráneo.

 

Más de una decena de centros visitados en apenas 24 horas útiles merecían su recompensa. Por eso, en todo momento, las comidas y cenas que degustaron los periodistas se basaron en productos típicos de la tierra, donde no faltó el vino del Empordá. Periodistas de Bélgica, República Checa, Finlandia, Alemania, Italia, Hungría, Holanda, Rusia, Suecia y Reino Unido aprendiendo un sinfín de conocimientos científicos, y también de la cultura catalana en un rincón de la comarca del Gironés, arropados por el viento de tramontana.