Castellano   English
21-12-2012

La última frontera para la investigación en España

Crónica de la conferencia «La ciencia y la innovación en Espanya: de la transició a la crisis», a cargo de José Molero, catedrático de Economía Aplicada en la Universidad Complutense de Madrid

A. Mauricio y R. Permuy (ACCC). «Con sólo 1.000 millones de euros, una cantidad mínima si la comparamos con los rescates públicos al sector bancario, se pueden resolver a corto plazo los problemas de la investigación científica en España», sentenció José Molero, catedrático de Economía Aplicada en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), quien el pasado 13 de diciembre impartió en la sala Josep Maria de Sagarra del Ateneu Barcelonès la segunda conferencia del ciclo «La ciencia en tiempos de recesión», coorganizado por la Associació Catalana de Comunicació Científica (ACCC).


 

 

Reportaje en vídeo del acto

 

La cita, presentada por el periodista científico Michele Catanzaro, estuvo dedicada en esta ocasión a la evolución de la ciencia y la innovación entre la transición y la llegada de la crisis. Sin embargo, el análisis de Molero comenzó en la posguerra, destacando que el grado de investigación en el Estado llegó a un nivel mínimo que se extendería hasta la década de 1950, fruto tanto del exilio de buena parte de la comunidad científica como del sistema autárquico impuesto por la dictadura, lo que supuso un punto de inflexión para el crecimiento posterior.

 

A partir de este instante de escaso desarrollo del conocimiento se produjo una reconstrucción tanto de centros de investigación como de universidades, dando pie a un crecimiento exponencial de un capital humano hasta entonces de escaso desarrollo en el ámbito del conocimiento. «Y ahora viene esto, cuando todavía no habíamos llegado a primera clase», indica Molero, que estuvo a cargo del Informe de los presupuestos de I+D+i, elaborado por la Confederación de Sociedades Científicas (COSCE) de España, que agrupa buena parte de los investigadores del Estado.

 

 

 

Vídeo íntegro de la conferencia

 

Recortes presupuestarios
Como se hace patente en el informe, apuntó el ponente, en los últimos tres años -en 2009 simplemente no aumentó el presupuesto para la investigación- la reducción drástica de los recursos dedicados a este sector mina las estructuras encargadas de velar por la calidad de la investigación, además de conllevar, entre otros, «grandes consecuencias industriales», explicó Molero. El catedrático madrileño comentó que, pese a todo lo que se ha invertido, la distorsión en la balanza de pagos tecnológicos es negativa para España hasta en un 30%, y el estado español ocupa el décimo lugar por la cola en la Innovation Scoreboard de la Unión Europea, índice que mide el grado de innovación de los territorios que la componen.

 

En cifras, esto se traduce en un 10% menos de inversión en 2010, un 7% menos en 2011 y un 25% menos en 2012. También se prevé un nuevo recorte de casi un 8% para los presupuestos de 2013, lo que supone pasar de más de 9.000 millones en 2009 a unos 5.500 millones el año próximo -se espera un recorte de 340 millones para 2013-, poco más que en 2004, apunta el economista. Molero también advirtió que las Comunidades Autónomas también han reducido su aportación, pasando de 282 millones a 77 millones de euros en cuatro años.

 

Entre los capítulos de reducciones presupuestarias, advierte Molero, hay una excepción en la que sí aumenta el gasto: la investigación en carácter civil con créditos, gestionados por medio de los bancos, y que permite un artificio contable al gobierno por el hecho de que parte de estas partidas se quedan sin ejecutar porque la demanda de créditos es mínima, y si estos no se piden no contabiliza como deuda por el estado. Es por ello por lo que el economista quiso recalcar que lo que necesitan no son créditos, sino subvenciones.


Asimismo, Molero resaltó la gran dificultad de comprensión de los Presupuestos Generales del Estado, que calificó de ficticios y economicistas, con el objetivo de recortar como criterio y sin ningún plan estratégico. El ponente consideró catastrófico el sistema gubernamental para redactar los presupuestos, motivado por la «ignorancia y desidia, ni siquiera mala voluntad» de la clase dirigente.


Los pasos de la ciencia
El catedrático madrileño, que además es director del grupo de investigación en Economía y Política de la Innovación de la UCM, explicó las claves para la evolución de la labor investigadora en España a partir de la década de 1950, en paralelo a la apertura al exterior de la dictadura, con la firma del Concordato con el Vaticano (1950), el establecimiento de las bases norteamericanas (1953) y la liberalización de la inversión extranjera (1959). Este último punto es el que Molero establece como primer paso para la llegada de la tecnología, a la que luego se accedió por medio de la compra de patentes, llegándose a promulgar leyes para reducir los costes de importación elementos tecnológicos.


Una vez superada la Transición, el momento clave para el sector fue la entrada de España en la Comunidad Económica Europea -que luego desembocaría en la actual Unión Europea- en 1986 y el acceso a los programas Marco, al que seguirían los primeros programas nacionales. Molero lamentó que, con todo el desarrollo alcanzado, la coyuntura actual demuestre la falta de consolidación de actividades económicas con mayor componente tecnológico, como lo son la farmacia, la industria aeroespacial o la electrónica, sectores que considera imprescindibles para crear más valor añadido a la economía y, por tanto, más riqueza.


Del mismo modo, el catedrático madrileño destacó que, siendo la situación actual mejorable, no se puede obviar que el porcentaje presupuestario asignado a I+D+i pasó del 0,5% del PIB en 1986 al 1,3% actual, cuando la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sitúa en el 1% el porcentaje mínimo aceptable. Molero recomendó, sin embargo, hacer más efectiva la transferencia de la investigación hacia tecnología que pueda ser utilizada por las empresas y que tenga impacto real en el sector productivo, uno de los considerados como déficits actuales de la ciencia en el espacio europeo y que con los nuevos presupuestos que discute la UE podrían seguir mermando el trabajo de los investigadores.

 

Recerca

Traducció